¿Es la cumbia peruana el nuevo rock nacional?

Placeres y peligros del affaire entre el rock y la cumbia peruana

Parece haber vida inteligente más allá de Bareto y de las nuevas versiones de “Ya Se Ha Muerto Mi Abuelo”, pero todo indica que corre peligro.

Por Fidel Gutiérrez M.

“¡Oh, no, otro artículo sobre rock y cumbia peruana!”… Seguro que lo acabas de pensar, o tal vez tu hastío te ha llevado a decirlo en voz alta y ha hecho que los que están a tu lado te miren como a un loco. Lamentablemente tienes razón, pero era inevitable. A toda agresión debe seguir una reacción, así sea por escrito, y más aún cuando este maridaje entre el “rock alternativo” (¿todavía significa algo esta etiqueta?) y los ritmos tropicales del pasado empieza a despedir un hedor oportunista y a caer en lo redundante y conformista; todo lo contrario al espíritu que en un primer momento animó a los músicos protagonistas de esta historia, de uno y otro bando.

La revaloración de la cumbia peruana (en un inicio, la amazónica) y su asimilación por parte de sectores no complacientes del rock local prometían precisamente cambiar un estado de cosas monótono y previsible. Basta recordar qué era lo que predominaba en nuestra escena hace un lustro y aparecerán, cual pesadillas, los últimos estertores de bandas nu-metaloides y un enjambre de grupos chikipunk clonados entre sí.

En ese contexto, resultaba sorprendente que gente de background ecléctico e irreprochable, como la de La Mente, empezara a proclamar abiertamente las bondades y la influencia de la cumbia clásica amazónica y a mezclarla con el reggae y sus distintas vertientes. Lo mismo podría decirse de Bareto, quienes fueron los primeros en abiertamente rendir homenaje a referentes concretos; específicamente a los pucallpinos Juaneco y Su Combo, en un memorable concierto en Barranco hace dos años. Desde entonces, su camino hacia la notoriedad ha transcurrido sin problemas y con un imprevisto desvío hacia la inconsecuencia, quizás producto de aquella pérdida de la perspectiva inherente a los ajetreos propios del estrellato.

En este punto sería fácil cargar las tintas y someter a un justificable fuego cruzado de reproches y diatribas a la banda que encabeza Joaquín Mariátegui, por determinados deslices (si hablamos de homenajear a la cumbia peruana, ¿qué diablos hacen “Caballo Viejo” y “Llorando Se Fue” en su muy vendido Cumbia y en sus presentaciones? ¿qué fue de su repertorio propio?). Dado el reconocimiento masivo que ahora tiene el grupo y al papel de iniciadores de esta corriente que le ha endilgado la gran prensa, cualquier incongruencia en la que incurra contribuirá a que toda esta onda de fusión urbana y redescubrimiento de nuestra música popular empiece a parecer una simple francachela. Pero, ¿qué hay de quienes, desde las sombras, arruinan la esencia de una buena idea (hacer confraternizar por vez primera a bandas de punk rock con los grandes nombres de la cumbia peruana en el denominado Festival Bizarro, de octubre de 2008) colando a La Tigresa del Oriente? ¿Qué diferencia este tipo de movidas de aquellas montadas en el balneario de Asia, con Tongo como protagonista de patéticas presentaciones en las que “la gentita” va para soltar una risa antes que por un genuino interés?

Por suerte, la mayoría de encuentros entre bandas rockeras y grupos como Los Mirlos, Los Destellos y Juaneco y su Combo resultan positivas, gracias al buen hacer y al instinto de los integrantes de estas bandas; músicos experimentados que ven con algo de asombro, pero también con cautela este interés de un sector de la juventud limeña que ha terminado sacándolos de sus circuitos habituales (clubes provinciales y locales de baile) para llevarlos a pubs barranquinos y discotecas pachangueras de nuevo cuño.

La Barrankumbia, concierto realizado en el bar La Noche en marzo de 2008, por iniciativa de Barrio Calavera (grupo formado por gente de pasado “subterráneo”), fue el primero de este tipo de encuentros y reunió a esta banda y al garage rock de Los Protones con el “poder verde” y amazónico de Los Mirlos en una fiesta impresionante (con globos, serpentinas y cimbreantes féminas en shortcito, incluidos). Si bien, desde entonces, grupos cumbieros y combos rockeros han compartido escenarios y público sin mayor problema, quedó en claro en ese concierto específico que los venerables músicos de antaño se centran más que nada en divertir al auditorio (desde siempre su meta final y principal indicador de éxito) antes que resaltar aquellos detalles y características por las que las nuevas generaciones los buscan y respetan.

Así, durante el referido recital, la orquesta que lidera Jorge Rodríguez Grandez, prefirió desarrollar ajenos temas de moda (como “El Embrujo”) y recurrir a pistas y teclados, en vez de hurgar un poco más en su propio catálogo e incidir en los mágicos e hipnóticos despliegues guitarreros del señor Danny Johnston.

The original cumbian boys

Pasados los meses, y con presentaciones realizadas hasta en universidades, algunos de los grandes nombres de la cumbia ya perciben con más claridad lo que esta nueva audiencia juvenil quiere de ellos.

“Me parece que se identifican con el estilo de grupos que se caracterizaban por el uso de la guitarra eléctrica. Quieren hacer algo parecido pero a su estilo, siguiendo el patrón de lo que hicimos nosotros”, dice Rodríguez Grandez, quien en 1973 fundara Los Mirlos; grupo de peculiar sonido guitarrero, que remite al exotismo de la música amazónica y colombiana, pero también al psych rock. “La Danza de Los Mirlos”, “Sonido Amazónico” y “La Danza del Petrolero”, por mencionar algunos de sus hipnóticos primeros hits, reúnen todas esas características y también muy poca letra. Y es que la mayoría de estas bandas preferían hablar con su música, antes que envolverse en algún rollo. Eso se daría –siempre tímidamente– en la chicha de los 80.

Como dice Santiago Alfaro (a) DJ Shanti –sociólogo que ha dedicado no poco esfuerzo para sistematizar en sus escritos la laberíntica historia de la cumbia peruana– lo que atrajo en primer término a los músicos jóvenes hacia grupos como el de Rodríguez Grandez o a Juaneco y su Combo o Los Destellos, fue el trabajo de las guitarras que se escucha en sus primeros discos; bastante cercano a la psicodelia y la surf music, producto del instinto y genio de verdaderos iluminados.

Uno de ellos fue el desaparecido Enrique Delgado Montes, fundador de Los Destellos, que con inalterable maestría podía tocar cumbia, música criolla y rock. En los años 60, el legendario “Endemo” igual podía compartir una juerga con gente rockera (como Román Palacios, la segunda guitarra de Los Yorks) o participar en los maratónicos fiestones criollos improvisados por el DJ José Lazaro Tello en la casa de mis abuelos, en el jirón Caravelí, de Breña. Muestra de su eclecticismo también fue incluir en su LP Constelación (1971) la alucinada “Ons’ta la Yerbita”; una canción en la que se respira la influencia de la cannabis sativa y del acid rock de toques latinos del primer Santana (en el tema que da el título a dicho álbum y en “Pasión Oriental”, otra pieza incluida en éste, sin ser “charapa”, Delgado reproduce a la perfección la cadencia amazónica utilizando diversos efectos de guitarra). Su espíritu de búsqueda también lo llevaría a adaptar a Beethoven a lo suyo en “Para Elisa” y a introducir el moog en “Yo Te Quiero Cariñito”, además de jugar con una habilidad impresionante con el wah-wah y el fuzztone. Hoy, la encarnación de Los Destellos que dirige su hermana Edith se centra en interpretar impecables versiones de sus temas, antes que experimentar.

Lo mismo ocurre con las dos versiones de Juaneco y Su Combo que circulan por el país; una encabezada por el vocalista original Wilindoro Cacique, y la otra por Mao Wong, hijo del fallecido Juaneco. Pero, a decir verdad, con canciones con un ritmo tan endiabladamente contagioso como “Linda Nena” o la desmadrada “Ya Se Ha Muerto Mi Abuelo”, resulta innecesario fijarse quién es el que las está tocando, siempre y cuando lo haga bien; aunque la versión que Grupo 5 ha lanzado, con apoyo total de las radios, es tan oportunista y musicalmente tan pobre que dan ganas de que Wong los incluya en la demanda que amenaza con presentar contra Bareto si es que no le aumentan los pagos por derecho de autor que dice que le corresponde recibir por este tema…

Al igual que con los grupos rockeros peruanos de los años 60, como Los Saicos o Los Belking’s (cuyo guitarrista, Raúl Herrera, es también cultor de la cumbia guitarrera), Juaneco y Su Combo han llamado la atención en el exterior. Barbès Records, el pequeño sello que el líder de Chicha Libre, Olivier Conan, tiene en Nueva York, ha editado como primer volumen de una serie denominada Masters of Chicha, una antología de la banda que ya está obteniendo comentarios sumamente positivos en la prensa del “primer mundo”. A ello se añade la realización de un documental por parte del peruano radicado en España, Alex Carvajal, a través de su empresa Traumfabrik, que también tantea la posibilidad de promover una gira europea de la versión del grupo en la que canta Wilindoro (y que respalda la hermana de Juaneco, Aida Ofelia Wong).

Lo concreto es que en ninguna de las actuales formaciones que se pelean los derechos por el nombre del grupo está Noe Fachín, el artífice de “Vacilando con Ayahuasca”, uno de los momentos más sicodélicos y lúbricos de la música popular nacional. Este guitarrista pucallpino, conocido como “El Brujo”, falleció junto a casi todos los miembros de la banda original en un accidente aéreo en mayo de 1976 y su habilidad innata para conjugar las influencias brasileñas, colombianas, amazónicas y rockeras no deja de sorprender a propios y extraños (“Es uno de los grandes héroes de la música popular para cualquier lugar del mundo”, señala Conan. “Si hubiera nacido en Inglaterra o en los EEUU hubiese sido una de las grandes estrellas del rock”). Igual de notable era el desempeño de Juaneco Wong (fallecido en 2004) en sus composiciones o cuando arremetía con su órgano Farfisa. De ahí pues que las versiones que Bareto hace de sus canciones en Cumbia, se sientan tan desnutridas; es que es muy difícil empatar con ese espíritu tan festivo y frenético que muestran sus discos, especialmente el primero –El Gran Cacique (1974), que incluye su subyugante versión del tema brasileño “Mujer Hilandera”. Grabado en Lima, éste es uno de los mejores trabajos promovidos musical y empresarialmente por Alberto Maraví, fundador del sello Infopesa, y otra pieza clave en la definición del sonido de la cumbia peruana, cuya historia en la labor de producción de numerosos grupos y al frente del Cuarteto Continental, de por sí merecerían un libro.

Entre la explotación y la exploración

Volvamos por un rato al presente. En las radioemisoras continúa el boom de la cumbia norteña, con su sonido plano y conformista –basado en teclados, programaciones y poco inspirados arreglos de viento–, y la “gentita”, en vez de seguir explorando, empieza a preferir que Bareto y los grupos clásicos se acerquen a los pubs y discotecas de su preferencia a darles lecciones sobre qué escuchar y bailar para no dejar de ser “cool”.

Luego del revival de la onda amazónica, la apertura del mainstream local hacia la vertiente más andina y urbana de la cumbia peruana (o sea, a la chicha), es muy lenta, salvo las consabidas interpretaciones de “Soy Provinciano”, de Chacalón y la Nueva Crema, que hacen La Sarita y todos aquellos que no encuentran mejor forma de mostrar sus raíces proletarias, por más enterradas que estén. Lejanos están los tiempos en los que la formación original de Los Mojarras volvía a conjugar el rock y lo tropical, sin complejos y con esa avasallante espontaneidad que mostraron los grupos de fines de los 60 y comienzos de los 70. Excesos de todo tipo (en lo artístico, debe recordarse su grandilocuente Opera Salvaje para Tribus Urbanas) relegaron a la marginalidad al que a estas alturas, más que un grupo, es el feudo de su vocalista, Cachuca Condori.

La presencia, en abril de 2008, de Centella y Los Shapis en el Festival Contacto, impulsado por el colectivo electrónico Aloardi y la posterior presentación del segundo grupo en la mesocrática discoteca Vocé, pareció enrumbar las cosas hacia una revaloración de esta vertiente, cosa que, a estas alturas, aún no termina de tomar forma.

Lo cierto es que todavía hay nombres por descubrir y revalorar. Poco sabemos de Los Blacanguay, grupo del legendario sello Dinsa (por el que pasaron desde Los Holy’s hasta Los Pasteles Verdes) y artífices de una delirante “Cumbia Enfermedad”; donde en medio de un ritmo tropical y ráfagas de fuzztone, se promueve “la enfermedad”, el epiléptico baile que caracterizaba a los hippies criollos y que tenía como principal exponente al hiperactivo vocalista de Los York’s, Pablo Luna. Aún está pendiente también elevar a clásico el instrumental “Lobos al Escape” de Los Orientales de Paramonga; grupo liderado por el guitarrista Víctor Ramírez, quien generaba una especie de cumbia-surf, matizada por bizarras y eventuales apariciones de una trompeta.

Otro hábil artesano de la guitarra es sin duda José Luis Carvallo, quien a fines de los 70 le daría a Los Hijos del Sol el toque andino sugerido por su líder y principal compositor, Angel Aníbal Rosado. A estas alturas es imposible que alguien acá no haya escuchado “Cariñito” (y no solamente porque ahora la toque Bareto), ya que se trata de uno de los grandes temas de la música peruana y quizás uno de los que mejor fusiona huayno y ritmo tropical. Poco después, Cavallo uniría fuerzas con un tal Lorenzo Palacios, para formar Chacalón y La Nueva Crema. La influencia del rock ácido y pesado de fines de los 60 en el referido guitarrista (quien sugirió el nombre de la banda en homenaje al trío Cream) quedaría en evidencia con el uso del fuzztone y otros efectos de distorsión, que servirían para definir el estilo con el cual Palacios (a quien, en los albores del revival cumbiero, se le dedicó una fallida miniserie televisiva) pasaría a la historia.

Chacalón ya había hecho sus primeras grabaciones en 1975 con el Grupo Celeste, liderado por el músico Víctor Casahuamán. Una de ellas es “Viento”, un clásico absoluto que, con toques de huayno, punteos incesantes, un wah wah más cercano al rock que a algún otro género, y el estilo vocal del referido cantante, empezaría a configurar el sonido de la vertiente “tropicalandina” que predominaría en los siguientes años. Lener Muñoz, otro nombre a revalorar, tocaba la primera guitarra en dicha agrupación. Luego militaría en Super Grupo, pero antes lo hizo en Los Sanders, junto a Pascualillo, personaje de singular estilo vocal (en “Te Quiero Mi Amor” mezcla balada nuevaolera y cumbia). Conocido como “El Rey de la Carretera Central”, el versátil cantante mantiene su popularidad en los círculos habituales de la cumbia, aquellos a los que el grueso de “la gentita” interesada en el género aun no se anima a visitar.

¿A dónde chicha va el rock peruano?

“Los músicos antiguos están haciendo alianzas con los nuevos, invitándolos a tocar donde ellos tocan. Eso ha pasado con la cumbia amazónica o Los Destellos, pero no con los de la chicha”, señala Santiago Alfaro, quien recomienda a las bandas aprovechar esta conjunción con músicos de tanta experiencia para forjar algo nuevo y convertirse en “catalizadores de integración urbana”.

Si bien Barrio Calavera o Bareto han participado en los bailes organizados por Los Mirlos, eso aún no es lo usual, como tampoco lo es el acercamiento entre los públicos del rock y de los grupos tropicales. Todavía hay una barrera que impide que esta repentina fiebre se convierta en un fenómeno sociocultural y en punto de partida de nuevos sonidos. Analizarla sería una tarea titánica y –pese a que estamos tratando sobre algo tan gratificante como la música– capaz de conjurar en cierto momento a fantasmas clasistas y racistas y a nuestra omnipresente imposibilidad de concretar lo que suele denominarse “proyecto de país”. Mejor evitar tensiones y escalofríos dándole espacio al optimismo, a pesar de que, como decíamos al empezar, esto corra el peligro de quedarse en una moda pasajera impulsada por ese afán casi inconsciente de los sectores “progresistas” de nuestra clase media ilustrada de apoderarse de elementos de la cultura popular para adaptarlos a sus propios parámetros y complejos. Aun así, viendo el vaso a medio llenar, puede decirse que existen las condiciones para repetir aquel escenario de fértil creatividad y eclecticismo en el cual nació la cumbia peruana.

Recordemos que fue la vorágine musical existente en nuestro país a fines de los 60 la que brindó la materia prima para que se desarrollara una mezcla impresionante de ritmos colombianos y cubanos, boogaloo, surf music, rock psicodélico, sonidos amazónicos y brasileños, y huayno. Hoy, pese a la indiferencia de los grandes medios de comunicación, la música peruana pasa por un momento de gran fertilidad, con artistas de todos los estilos surgiendo en todo el país y aprovechando el abaratamiento de la tecnología para grabar sus composiciones, así sea para mostrárselas solo a los amigos. Súmese a ello la actitud abierta de la mayoría del público peruano consumidor de música –capaz de asimilar sin empacharse la programación de radioemisoras que basan su éxito y rating en la mezcla indiscriminada de estilos– y veremos que existe un terreno relativamente seguro en el cual cualquier fusión osada y equilibrada podrá pisar.

La Mente ya dio el primer paso. Un mezcla tan espontánea como la que anima “Radio Funeral”, en la que cumbia, rock y ritmos centroamericanos se diluyen en un solo recipiente sonoro, puede ser tomada como ejemplo o punto de partida para buscar ampliar horizontes, porque si todo se limita a versionar las mismas canciones, sin arreglos distintos y con escaso vuelo –como está empezando a ocurrir– dentro de poco tiempo cumbieros y rockeros volverán a sus respectivos rediles, la monotonía celebrará su retorno a ambas escenas y, una vez más, como suele sucedernos a los peruanos en política, deporte y en nuestras vidas, habremos desperdiciado otra buena oportunidad.

49 thoughts on “¿Es la cumbia peruana el nuevo rock nacional?”

  1. Este es uno de los artículos que iban a salir publicados en 69 quince. De hecho, iba a ser una de las carátulas de esa edición! El texto ya estaba listo desde principios de marzo, así que cualquier desactualización es culpa del editor.

    Muchas gracias Fidel por permitirnos subirlo al blog.

  2. Excelente artículo, chévere que lo hayan posteado y no haya quedado sin ser revisado. Se agradece además los links a los temas que se mencionan, le facilitan la tarea a la gente interesada en la simbiosis entre la música tropical y el rock.

  3. Yo solo quiero decir que de Fidel uno debe leer hasta la lista que hace para ir al mercado: maestro! Bacán que haya compartido esto con la gente. Sería genial si colabora con el blog (aunque lo suyo son los artículos más largos, creo…)

  4. Genial artículo, me gustó mucho todo el análisis que hicieron de los exponentes de la cumbia en general, realmente no me imaginaba que hubiera tanto por decir en este tema, casi hasta me dan ganas de escuchar algunas de las canciones que han señalado. Definitivamente hubiera sido un buen artículo para la revista.

  5. ¿casi? el inicio de la cumbia en el Perú debe ser una de las épocas mas inspiradas de en la historia musical del país. Genial artículo,preciso y meticuloso en cada detalle, no deja espacio a dudas en ningún momento. Los Mirlos rocks!!!

    Dandole un plus a lo de Chacalón y la nueva crema, el mito urbano decía que el buen Chac le puso “la nueva crema” porque se pensaba que era hincha de Universitario, cosa que le disgustaba ya que él era seguidor fiel de Alianza Lima, solo con el tiempo el público entendería lo de Cream.

  6. Que buen comentario……con investigacion..y hablando de muchos.compositores.guitarristas que handejado huellas.en el eter cumbiambero.buenaaa al sr Fidel Gutierrez…y felicitacionespor magnifica… notaaa..que debe ser difundida.. por todos los medios. que tengan que ver con la cumbia peruana.

  7. Muy buen artículo, felicitaciones. Para los interesados en conocer más de los orígenes de la cumbia y escuchar algunas joyas perdidas pueden visitar este blog:
    htpp://lacumbiademisviejos.blogspot.com

  8. No sé si recuerdas o sabes, pero el rock and roll mismo es producto de una fusión de diferentes géneros, y su historia es la historia de fusiones de distintos estilos. Felizmente no todos creen en la “pureza” del rock, porque si no hace rato que habría muerto.

  9. O sea es como un edicto, sabes. En algún año del que el homo rocker no tiene memoria se dictamino que ya no se podían hacer mezclas. Y creo que es mejor estar en ese otro lado camino, “en esa cualquier otra cosa menos rock” que en la ruta del rock de Mr. Trent. Si señores, afortunadamente, los Destellos hicieron algo más que rock.

  10. A ver, el enlace a la canción Lobos al escape te dirige a una del siempre respetable Grupo Celeste, ese himno llamado Viento.

    El enlace correcto es este:
    http://www.youtube.com/watch?v=7mol_s0ke5I

    Pero si ya la cumbia, tal como la conocemos ahora proviene del rock que hemos conocido, ¿cómo debe ser ese camino para que vuelva a unirse con el rock actual? La (verdadera y sabrosa) cumbia peruana está infectada de rock y otros géneros que creo muy difícil de superar por algunos grupos actuales (el disco de Bareto es muy aburrido, el tema que ponen de la Mente anda más por el Reggae y por lo poco que he escuchado de La Sarita o los Mojarras no consiguen captar el sonido que proponen grupos como Los Destellos, Los Mirlos o Juaneco)

    La cumbia de los 70′s es única, no como ahora que ponen un pedazo de un género, un pedazo de otro y otro pedazo más para unirlo de la manera más débil, como escuchar un mal empalme. Nada destacable al fin, pero ese es el camino inevitable hacia el nuevo sonido que ojalá surja.

    Sobre si es una moda esto del “revival”, espero que acabe pronto, no suenan más que 2 o 3 temas de siempre.

  11. Digamos entonces que aún estamos en la etapa de experimentación y lo que existe es un sonido Frankestein. El acercamiento de las nuevas generaciones rockeras a la cumbia, como señala el artículo, es básicamente por sus endiabladas guitarras y por asumir de un modo tan particular el legado psicodélico anglosajón. Lo hecho por Los Destellos o Juaneco es singular, genial e irrepetible.
    Como tú dices el disco de Bareto es aburrido a más no poder. Una cumbia pecho frío para adjudicarle un adjetivo deportivo. Que han tenido éxito es algo indudable, que han hecho más conocida la música de Juaneco también resulta innegable. Ser una banda de covers no es un pecado, de hecho en ocasiones una versión puede ser superior a la original. En el caso de las nuevas hornadas, diablos, ya dejen en paz a “Mujer hilandera”.

  12. siguiendole el hilo a la parte final del comentario anterior, ¿sería bueno pedir que dejen morir de una vez al abuelo? hace rato que se está atorando con el trago.

  13. F. Gutierrez parece tiene muy poca memoria. Al leer el artículo queda claro que los conceptos e información bases de su artículo la obtuvo, aunque tal vez no quiera recordarlo o aceptarlo, de un muy querido y conocido mutuo y se puede decir que es un rollo de hace varios años atrás con el que Gutiérrez discrepaba o por lo menos en ese entonces se hacía el estrecho. Tal vez por excesos de bar, memoria selectiva o necesidades de lustrarse el nombre lo hagan olvidar tan convenientemente, quien sabe. Bien podría agradecerlo al menos ya que en esa época Gutiérrez no veía pero ni de cerca la simbiosis por venir, todo lo contrario y como periodista lo dudaba.
    Entonces Gutierrez no escribe acerca de la gran dosis de escepticismo suyo cuando en ese contexto le pronosticaron el advenimiento de la cumbia como el nuevo pop (no rock) reinante ni la amplia exposición (no tan completa como ahora su artículo y en ese sentido si se le agradece la investigación con cierto grado de responsabilidad y cumplimiento) que le hicieran acerca del paralelo de procesos entre las formas populares en los Estados Unidos (tecnología mediante) que devendría en lo llamamos rock y lo que en forma equivalente sucedía con la cumbia peruana o para ser fidedignos con la famosa cháchara, la chicha, merced la inclusión de la guitarra eléctrica y la adaptación de efectos.

    Además, clamorosamente, falta indicar gente del rock que vió opciones en producir o mejor aun influenciarse de a partir de esta vertiente lustros antes de la presente corriente en auge. El salta de los inicios a la actualidad dejando al lector con la impresión de que para el rock descubrir la cumbia o chicha es solo mérito de Bareto o La Mente actualmente o que tiene que llevar la firma de Los Mojarras o La Sarita y lo que es peor leer la referencia que hace a karamelo de limon y Daniel F cuya mano en la produccion de los Jharis no corresponde mas que a la casualidad ya que Daniel Valdivia denosta de la musica criolla, la salsa y la chicha géneros para los que ha utilizado términos no menos que peyorativos. Si ahora se retracta no sería raro en un individuo tan poco creíble. Pero ya en los 80′s y 90′ habían ya otros exponentes del rock que trabajaban genuinamente inspirados en las bandas de cumbia peruana o chicha. Lo que sucede es que no estaba de moda pensar así. El snobismo de entonces llevaba a apreciar otros parajes de sonido.

    Es necesario en el artículo citar los precedentes importantes o quienes realmente en su trabajo no muestran una versión literal o reencauchado posero sino influencia; si no es mucho pedirle que revise su articulo hágalo y no sea mezquino ya que caminar el metro extra solo le hará bien a todos.

    Par citar algunos nombres grotescamente dejados de lado, Ronieco (Ronald Padilla) quien fuese el primer y solitario artista de rock en revalorar explícitamente el trabajo de Juaneco y su Combo y usarlo como influencia mas no como un usufructo, Miki Gonzalez con su Chapi García del Puedes Ser Tu donde toma la guitarra de Julio Moreyra y la recrea y adapta en alusión a una encerrona mezclada con locuciones, que se sepa primer trabajo de cumbia/chicha en un disco de rock nacional, luego está el ocasional uso de género que hacía el grupo Diario en sus fusiones, lo que hizo el party band El Beat Sudaka (Gutiérrez necesitaría conversar con Gonzalo Farfán) y siguiendo esa línea lo que harían los Nuevos Predicadores al alejarse del reggae y luego La Pura Purita la banda original de Ricardo Wiese donde explícitamente se tomaban los colores y pautas de la chicha como parte integral del sonido de la banda. Es necesario mencionar además a La Sonora del Amparo Prodigioso que conceptualmente es pie obligado a lo que hicieran Los Mojarras (robo de músicos incluido) y posterior La Sarita y por último citar una de las dizque bandas favoritas de Gutiérrez, El Aire, mostrando a principios del milenio lo que podría ser del sonido que su autor llama “post cumbia” en un tema como “Vida Sol Nación” cuyo muestreo rítmico (loop) esta hecho a partir de un tema de Los Shapis.

  14. Se agradece los datos aportados, pero está claro que Fidel no ha pretendido hacer una HISTORIA de la chicha, o siquiera de sus contribuciones al rock peruano a lo largo de todos estos años. Lo que ha hecho es más bien establecer un contrapunto entre los grupos pioneros de la cumbia peruana y las ACTUALES bandas de la escena rockera (no pop: el título lo puse yo) nacional que beben (y viven) de su influencia.

    Supongo que el propio Fidel te contestará en su momento, pero que alguien tenga una opinión y después la cambie no tiene nada de malo, mucho menos es contradecirse.

  15. Cito la primera parte de mi tocayo 3000:
    “F. Gutiérrez parece tiene muy poca memoria. Al leer el artículo queda claro que los conceptos e información bases de su artículo LA OBTUVO, aunque tal vez no quiera recordarlo o aceptarlo, de un MUY QUERIDO Y CONOCIDO MUTUO y se puede decir que es un rollo de hace varios años atrás con el que Gutiérrez discrepaba o por lo menos en ese entonces se hacía el estrecho. Tal vez por excesos de bar, memoria selectiva o necesidades de lustrarse el nombre lo hagan olvidar tan convenientemente, quien sabe.”

    Bueno, la verdad de la milanesa, es que el anónimo y “muy querido conocido mutuo” podría ser el estimado Aelita (mucha erudición en el tema, pero no hubo demasiada inspiración para el seudónimo, no?) quien busca un crédito que cree merecer. Consejo: hay alguna gente que se queja por la muerte de 69 y el vacío blablabla, que se cansa de leer un texto largo en la compu por que sus ojitos lagrimean, etc. Entonces maestro, vea la oportunidad, salte a la cancha, junte sus ahorritos y haga su revista, o comience con un proyecto editorial que cubra las “innumerables lagunas” del ocioso de Gutiérrez. Si ud posee la sapiencia y se las conoce de todas todas (recién me doy cuenta que tiene su valor andar por Quilca y alrededores pues uno se entera de todas las calientitas de la honesta escena rockera peruana) adelante y buen viento. Cuenta con lo más importante: porta el conocimiento, tiene los datos y, por sobre todo, lo mueve la buena onda que se deja sentir en todo su comentario.
    Avisa del lanzamiento de su criatura, y lo celebramos en El Agustino, ok?

  16. Carta abierta a estos chibolos limeñitos:

    1.- La Cumbia Peruana SI existe.- desde Lizandro Meza hasta Rodolfo Aicardi, mas colombianos q la arepa han grabado temas de cumbia peruana, de los compositores Walter Leon y Manuel Mantilla con los mismos arreglos de Enrique Delgado o de Beto cuestas.

    2.- El Rock Nacional esta mas emparentado con la cumbia de lo que ud. saben.- Los Destellos poseen 2 guitarras fender que el mismo Santana les regalo en una noche llena de excesos en el avion varado alla a finales de los 60, Agua Marina tiene uno de los teclado de ABBA, y ni que hablar del gran quitarrista Kike Raggio cuando a mitad de una cumbia se mete unos punteos al puro estilo de Santana y Zeppelin…

    3.- Podemos decir que el rock peruano no existe??? seria tan estupido como decir que la cumbia peruana no existe.

    4.- La cancion Lobos al Escape es tocada por Los Orientales de Paramonga, no por Celeste.

    5.- La Cumbia peruana va mas alla de Chacalon, informence, no se limiten, dejen su polito negro y disco de metal, abran los ojos, corten ese serquillo emo, jajaja.

    LA MUSICA ES UNIVERSAL INDEPENDIENTE DEL GENERO !!!

  17. Bueno creo que la historia no resalta a los ORIENTALES DE PARAMONGA en su verdadera dimensión , creo que se debe a que el “hisotriador” solo repite lo poco que se tiene de información de la cumbia de fines del 70 y principios del 70 , Los orientales de Paramonga tiene una hermosa cumbia llamada “la danza del mono” que su baile se denominaba “de Salon” por las caracteristicas de elegancia y velocidad ritmica y los colombianos lo bailan como si fuera salsa . El ritmo de los Orientales de Paramonga tien una combinación entre la guitarra electrica , el wah wah , la tumba , el bajo tan peculiart en su forma de crear la musica que cuentan los huachanos que Enrique Delgado LLEGABA de incognito A hUACHO y con la boca abierta se deleitaba cuando los Orientales de Paramonga de Maximo Chavez tocaban en las fiestas de esos años …..

  18. Siempre cae mejor criticar al anterior y darsela de cultisimos corrijiendo o agregando datos, poco se aporta y por el contrario mucho se critica.

    Los Orientales de Paramonga (Paramonga es una hacienda de caña de azucar, en el valle de Huaura – Huacho) tienen esa musica que se le denomino de Salon, junto con los Pakines (de Infopesa), Los Quantos de Ica, Los Stelares de Claudio Moran (del sello Horoscopo) y los Superamigos (tambien de Horoscopo) se caracterizaron por hacer cumbia a base de guitarras muy bien estilizadas, Enrique Delgado llegaba a Huacho, exactamente al local “El Circulo de Cruz Blanca” a ver tocar a los Orientales de Paramonga, el mismo local que luego llenarian con sus Destellos con la voz del gran Felix Martinez, yo tengo un CD de los Orientales con 21 canciones, si gustan le paso el CD al que guste.

    Tal vez el amigo Joe se molesto por que se le adelantaron en dar esos “viejisimos y refritos” datos de los años 70, bueno… veamos si es tan valiente de ir a media noche a los ghettos de San Juan de Lurigancho a ver como tocan Kike Raggio o Lucho Paredes… o como Hugo Flores uno de los verdaderos pilares de la Cumbia Peruana aun mantiene en vigencia la verdadera cumbia con guitarra junto a Marcos Calderon, hijo del gran “Riñon”, o como Carlos Ramirez semana tras semana regala su altisima calidada a los 20 borrachines que van a verlo, o como el gran Claudio Moran llena estadios en Mexico a un publico 100% extranjero deleitandolos con lo mejor de la cumbia peruana.

    Se los dije una vez y lo repito, no se limiten !!!
    Aun no hablamos ni el 2% de la verdadera Cumbia Peruana.

    Omar Echegaray Avendaño.
    infopesa.blogspot.com
    omar.echegaray@gmail.com

  19. Se agradecen los datos, sobre todo los referidos a los actuales cultores de esta música. Pero debo aclararte que no existe una “verdadera” cumbia peruana, así como no existe la “verdadera” música ni el “verdadero” lomo saltado. Creo que lo que quieres decir es que hay una cumbia peruana como la que hacía ORIGINALMENTE.

    Eso sí, sólo existe una verdadera 69, para qué vamos a negarlo.

  20. Hola 96 jaja XD, si eso… pero no tanto, por que no solo existen agrupaciones de cumbia peruana con predominacion de guitarras, también dentro de la Cumbia Peruana hay otros estilo como el estilo “cuartetero” con acordeón con grandes exponentes como el Cuarteto Continental(1981-1986) o Los Universales(1985-1986) y la cumbia con vientos con Armonía 10 (1986-1998) y Maleficio de Manuel Mantilla (1982), todas estas agrupaciones de altisima calidad en compositores, productores, arreglistas y salas de grabación grandes como INFOPESA.

    Escuchando los disco de Bareto y La Mente me alegra la pequeña influencia que los grupos tropicales tuvieron sobre estas bandas en especial Bareto, y yo creo que el futuro de la Cumbia Peruana no esta muy clara con estos grupos.

  21. Felicitaciones por el tiempo que toman para sus comentarios sobre la musica tropical peruana (llamese cumbiaperuana/chicha/etc)
    Por supuesto que lo que hicimos ,en mi caso particular,fue una “fuzzion” de diferentes ritmos;peruanos,extranjeros y de diversos generos,hasta el clasico.
    Estudie guitarra clasica despues de haber tocado y escuchado musica de The Cream, Iron Butterfly, Santana, Ten years after, Grand Funk, C.C.Revival, Black Sabbath, Led Zeppelin, Los Compadres, Trio Servando Diaz, Celina y Reutilio, Los LLopis, Los Yorks, Traffic Sound, Los Shains, Los Belkings, Los Destellos, Los Maracaibos, Hugo Blanco y su Arpa, Los Ribereños, Embajadores Criollos, Los Morochucos, Fiesta Criolla, Lucho Barrios, Carreta Jorge Perez, Pedrito Otiniano, Pastorita Huaracina, Picaflor de los Andes, Abanto Morales, etc, etc, etc.

    Pienso que muchisimo influyo haber tocado esta musica y haber vivido en este medio:Ciudad de Dios /Pamplona Alta,(la gente que me rodeaba era el 90% immigrante de la sierra),el estudio y capacidad de creacion musical para lograr este “hibrido” que Uds. llaman “Chicha”(en mencion a la creacion que hize con “La Nueva Crema”,cantando “Chacalon” .

    En conclusion;como musico profesional, les podria explicar donde se encuentran esos rasgos de las diferentes corrientes musicales o ritmos que utilize para que a veces sin darme cuenta hiciera la creacion de una cancion para “Los Hijos del Sol”,”La Mermelada”,”La Nueva Crema,”Carlos Ramirez”etc.,porque habia ese “sentimiento” entregado a mi musica, y le ponia “alma,corazon y vida”.

    Les dejo estos links que pueden ser utiles para su informacion:
    http://www.lamermelada.net
    http://www.myspace.com/joselcarballolamermelada
    http://www.myspace.com/lamermeladadejoselcarvallo
    http://www.myspace.com/chichamania
    http://www.myspace.com/chichodromo
    http://www.myspace.com/lachichera
    http://www.youtube.com/joseluiscarballo
    http://www.youtube.com/joelucawavemood

    Su Amigo:
    Jose L Carballo

  22. guau!! recién, después de muchos meses, leo los últimos comentarios! Qué honor que gente como mr. Carballo u Omar Echegaray haya chequeado el texto y se animen a comentarlo. En cuanto a lo que dice JAelita 3000, le reitero lo que dijo 69: no se trata de una “historia de la cumbia y el rock peruanos”, sino de una aproximación, evidentemente incompleta y más que nada visceral, nacida del gusto que da descubrir sonidos sorprendentes.

    Y no se francamente a quién te refieres diciendo que alguien me dio los datos que consigno. En todo caso, si conversaste conmigo al respecto, di lo que me dijiste y qué te dije yo. Pero eso habría implicado decir quién eres, no? Ya lo se, en parte por tu forma de expresarte y por las pistas que intencionalmente dejas… Lo concreto es que Juaneco, Destellos y Mirlos han estado en mi imaginario desde que me di cuenta que ser un fundamentalista en cuestiones de música es algo tan patético como la de escribir en la internet ocultandose bajo seudónimos. Y de eso ya hace casi tres lustros; en una época en que el primer casete de Los Mojarras deshacía esquemas y complejos.

    Reconozco la omisión de Ronieco, quizás porque nunca pude conseguir alguna grabación suya y solo sabía de sus presentaciones en vivo. Y ese tema de tu ex jefe González me encanta (si te precias de ser exacto debiste anotar que lo canta con Charly García), pero, como tu añeja memoria debe recordar, los tan loables trabajos del ex Actitud Frenética y de Miki no generaron ninguna respuesta adicional musical en otros artistas. Ellos mismos no ahondaron más en ese terreno. El primero está ahora más dedicado a hacer conciertos de tributo y el segundo ha pasado de la electrónica al flamenco. Además, la elección de los temas de mi sumamente lígera lista (incluidos los de tu vilipendiado y antes admirado ex amigo Daniel F y de La Sarita), responde a su sonoridad; no a que se trate de grandes obras provenientes de gente que se inmoló por la fusión o que creía estar poniendo los cimientos de algo tan onanisticamente difuso como lo que tú llamas “post cumbia”.

    Mal que bien, lo que está ocurriendo ahora es una simbiosis inédita. Los roqueros invitan a los cumbieros a tocar en conciertos y discos, y estos les devuelven el gesto en sus presentaciones. ¿Eso hacía El Beat Sudaka o Los Nuevos Predicadores? ¿Habrían llevado ellos a tu añorado Tarot o al Sargento a Moreyra, Johnston o a Enrique Delgado? No creo. No habrían podido juerguear como solían. Ahora eso sí ocurre y es parte de una corriente concreta, no exenta de esnobismo, pero sí llena de calidad interpretativa; que ha llevado a que gente cuyo talento es indiscutible (así sus rollos o personalidades nos puedan caer bomba) a recorrer un mismo sendero. Ahí tienes a los Chapillacs, Barrio Calavera y Bareto, por mencionar a los más notorios. El Aire no. Con todo lo buenas que pueden ser las intenciones perseguidas, trabajar un tema sobre un loop de los Shapis y verbalizar abstracciones conceptuales no bastan para hacerlo subir a esta ola. Keep walking.

    Habrá voces más dedicadas y conocedoras que podrían hablar mejor que yo y que tú, sobre todo, respecto a estas simbiosis de rock y cumbia. Lucho Berrocal, del Sótano Beat, o Santiago Alfaro, por ejemplo, además de quienes desde fines de los 60 mezclaban ambos géneros con la misma naturalidad con la que uno combina el color de la ropa que se pone. Ojalá lo hagan. Tengo expectativas por el texto que acompañará el álbum doble que prepara Munster Records en España, encargado a Santiago y Alfredo Villar.

    En fin… Debiste decirme estas cosas firmando el comentario con tu nombre o personalmente. Parecías distinto, la verdad.

  23. Saludos amigo Fidel Gutierrez…

    A ver si se fijan en el Concierto de “Chicha Libre” con la guitarra de Jose L Carballo; empezando un Tour ,que se realizara en 23 Abril 2010 en Los Angeles Ca. USA.

    Y no se olviden su porcion de chicha .
    Tu amigo
    Jose L. Carballo

  24. para mi los bareto son unos pituquitos que se parovechan de las composiciones mas famosas de cumbia para hacer plata,no son aprovechados y ridiculos,solo por ese tal mariategui es familiar de aldo ,si no nadie les daria bola,porque no tocan en los conos,porque nadie les daria bola,no pasa nada con ese grupete de quinta …porque no tocan composiciones propias

  25. bareto me llega al huevo,no saben lo que es la verdadera cumbia,y si bareto me llega al huevo,grupos 5 y todas esa huevadas de yaipen me llegan al glande,pero me llega la prensa que le da bola a esa dizque cumbia-salsa.porque mas parece salsa que cumbia

  26. Me gustaria que ingresen a http://www.youtube.com/joseluiscarballo y cheken “El Minero”,para que se den cuenta que todo no es una”chichita” que habla de la “falsa” o el “achoramiento” asi como la llaman muchas personas;comprenderan el mensaje que hay en esta letra comprometida del musico Jose L Carballo con nuestros hermanos mineros.Esta es la realidad de nuestro Peru y que podemos expresarla tambien con “nuestra musica”
    http://www.youtube.com/watch?v=2gXFLF0rElM

    Jose L Carballo

  27. Buenos dias amigo Fidel Gutierres con todo respeto es necesario ser rigurosamente precisos para no distorsionar la historia de la cumbia peruana esta aclaracion vale tambien para el Sr Omar Echegaray y el “ociologo” que usa el seudonimo de “DJ Shanti” (Santiago Alfaro) que hacen afirmaciones inexactas sobre los Orientales de Paramonga, aclaremos dos puntos:

    1) El pueblo de Paramonga (o la ex-hacienda azucarera Paramonga) no queda en el valle de Huaura, queda en el valle del Rio Fortaleza.

    2) La cumbia “Lobos al escape” fue grabado por primera ves en sellos Dinsa por Los Orientales de Paramonga liderados por su director Maximiliano Chavez Saavedra y no por Victor Ramirez quien posteriormente apareceria con su propio grupo luego de la division de los orientales por cuestiones economicas

  28. Saludos para el señor Paramonga, kien supongo debe ser uno de los integrantes de Los Orientales. Valga su aclaración. Lo ideal sería saber más de la música y la historia de un grupo con un sonido tan original… Saludos también para don José L. Carballo! Todo artista ke se precie de ser tal siempre terminará ocupándose en su obra de la realidad y de la gente ke lo rodea. Si no lo hace nunca, es porke vive en las nubes o su arte no es tal… Y ke fue de su participación en uno de los conciertos de los gringos de Chicha Libre? Ya ocurrió? Si nos cuenta, sería estupendo! Un abrazo!

  29. ¿ QUÉ ES LA CUMBIA? ¿ ES PERUANA?¿ QUE ISNTRUMENTOS INTERVIENEN EN SU COMPOSICIÓN MUSICAL? como dice el mentor de la cumbia limeña de los 70. era necesario oir el rock , salsa, guaracha para componer tan lindas cumbias que manifestaban elegancia y tambien achoramiento esa era la cumbia de los Ecos, los diablos rojos ,grupo celeste ,el super grupo de lener muñoz, compay quinto, manzanita y su conjunto, los destellos con ” caminito serrano ” ( quien no se haya achorado al bailar esta canción nada tiene que hablar de la cumbia). Y bien ¿quienes eran los creadores de la cumbia peruana? está demas repetir, SOLO QUIERO QUE SE TOME EL APRECIO DE LA PURA VERDAD: Los Orientales de Paramonga lograron crear un musica instrumental tan peculiar que los “GUARDACABALLOS” de las campiñas del norte chico tambien bailaban. Y es una gran verdad que muchos directores de grupos musicales admiraban las tonadas de los Orientales de Paramonga.MUSICAS ESTELARES COMO : Lobos al escape, caminando en la arena , la picazon , la tormentosa, la danza del mono; MARCARON TAN FUERTE EN TODA LAS COSTA PERUANA pero en honor a la verdad fue poco tiempo desde 1968 hasta 1975 ( algo similar a URIAH HEEP EN EL ROCK DURO ) .
    SI SE ESCOGIERA LAS MEJORES CANCIONES DE TODOS LOS TIEMPOS DE LA CUMBIA PERUANA, Esta seria mi lista:
    1.- LA DANZA DEL MONO.
    2.- CAMINITO SERRANO.
    3.- VIDA
    4.- LOBOS AL ESCAPE
    5.- LA PARADA
    6.- LA CUMBIA DEL SOL
    7.- YA SE HA MUERTO MI ABUELO
    8.- MALAMBO
    9.- CANCION AL MAESTRO
    10.- SOY PROVINCIANO

  30. Aca en Buenos Aires hay una banda de garage sixtie (con instrumentos de la epoca y todo) llamada Los Peyotes que son admiradores de la cumbia peruana, incluso tienen un tema que se llama Peyoteando con Ayahuasca http://www.youtube.com/watch?v=_ZY7BBZlZS4 , donde logran un excelente sonido peruano. Ademas me hicieron conocer a los escelentes Saicos y Yorks
    aca haciendo Demolicion y EL entierro de los gatos
    http://www.youtube.com/watch?v=sce4Z7ILtT0
    http://www.youtube.com/watch?v=JeIfe56HSNU

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>